No puedes convertirte en un general sin haber sido antes soldado

Es difícil olvidar la vez que una colega me dijo “creo que sos una nutricionista de escritorio”. En ese entonces, yo ya había empezado mi entrenamiento en investigación y si bien es cierto que pasaba (y continuo pasando) muchísimo tiempo detrás de mi computadora, leyendo artículos, analizando datos, escribiendo (o tratando de hacerlo), también es cierto que he realizado trabajo de campo, he trabajado con familias y comunidades, dado capacitaciones, he sido tutora y auxiliar de catédra y brindado atención nutricional a pacientes pediátricos y adultos (algunas de las tantas actividades que hacemos las/los nutricionistas).

Esa frase quedó resonando en mi cabeza un par de días y me hizo reflexionar acerca de mi trabajo y de las implicaciones de éste, y me permitió darme cuenta que cuando te dedicas a la investigación no puedes convertirte en un “general” sin haber sido antes un “soldado”. Me explico, antes de dedicarte a escribir (o a avanzar independientemente del campo en el que te dediques) todos en este campo hemos trabajado directamente con las personas, esto nos permite comprender de mejor manera los resultados que estamos obteniendo y poder discutirlos, ya que de alguna forma conocemos el “contexto”. No podrás llegar a ser la investigadora principal de un proyecto o dirigir uno sino conocés todo lo que pasa en campo y has tenido que enfrentarte a todos los retos que la recolección de información supone. Y si bien, obtener información, generar evidencia y darla a conocer (publicación, presentaciones, etc) es ser una “nutricionista de escritorio”, sí si lo soy, pero que no se nos olvide que es esa información la que nos permite avanzar en la ciencia y aplicar los conocimientos generados para el bien de la población.

En lugar de ponernos etiquetas debemos de trabajar cada quién en su área dando lo mejor de sí mismo y tratar de reclutar a más “soldados” que trabajen en pro del que sea su objetivo. Yo quiero juntar a un grupo de “soldados” que quieran trabajar para mejorar los programas y políticas relacionadas con la nutrición, así que quien se quiera unir, las puertas están abiertas para trabajar en conjunto. Un grupo de colegas de varios centros de América Latina estamos planeando una forma de reunirnos, colaborar y atraer a más colegas, así que estén pendientes.

Por último, solamente me queda decir que los jóvenes que queremos promover cambios sigamos siendo “soldados” en la lucha ya que algún día seremos los “generales” que promuevan el cambio necesario para mejorar las condiciones de  salud y nutrición de la población.

Pediatría Hospital Roosevelt, Guatemala Toma de peso y talla en preescolares, Mixco, GuatemalaEducación Nutricional en una comunidad de Jalapa, Guatemala Nutrición Clinica, Hospital Rooselvelt, Guatemala (2009) Entrevistas a padres de familia, Antigua Guatemala

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s