¿Solamente importa el balance energético como advierte Coca-Cola?

Hace algunas semanas nos hemos enfrentado a una controversia a nivel mundial y un despertar en cuanto a cómo los profesionales de la salud debemos de evitar implicarnos en situaciones que pudieran ser potencial conflicto de interés. Esto se inició cuando investigadores financiados por Coca-Cola advirtieron que la solución para la epidemia de la obesidad es realizar más ejercicio y preocuparnos menos por las calorías que ingerimos.

Esta estrategia que está utilizando Coca-Cola en promover la actividad física y enfocarse menos en las calorías no es consistente con la evidencia nueva en el campo de la nutrición. Aunque si bien, no es cuestión tanto de contar las calorías si debemos enfocarnos en cuales son los alimentos o bebidas fuentes de las calorías que estamos ingiriendo, ya que no solamente es una cuestión matemática de “gastar las calorías para no acumularlas” sino de evitar respuestas fisiológicas y cambios metabólicos perjudiciales que se dan con la ingesta de cierto tipo de alimentos y bebidas azucaradas (liberación rápida de insulina, fallo de las células b pancreáticas, liberación de ácidos grasos libres y por consiguiente mayor acumulación de grasa visceral, activación de vías de inflamación, cambios en la microbiota, etc.).

¿Por qué solamente promover la actividad física pero no prestarle atención a los profundos cambios metabólicos que estas bebidas producen en el organismo y que llevarán al desarrollo no solo de sobrepeso sino de otras enfermedades metabólicas como diabetes tipo 2 a largo plazo?

Como comunidad de salud pública debemos velar porque no se den mensajes erróneos o que puedan confundir a la población; debemos promover una mejora de calidad de los alimentos, incluyendo las bebidas que forman parte de nuestra dieta.

No dejo de mencionar la necesidad de interpretar con cautela los estudios que son o han sido financiados por la industria, ya que es muy alta la probabilidad de que estén sesgados y sus resultados favorezcan a los financiadores. Por último, me gustaría retomar lo escrito esta semana en el editorial de The Lancet, debemos evitar cualquier situación de conflicto de interés y enfocarnos en trabajar para alcanzar nuestro objetivo de promover la salud pública y evitar el desarrollo de enfermedades crónicas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s