Desarrollo de las preferencias alimentarias: desde el útero hasta la infancia

Hasta hace poco, se pensaba que la exposición a los sabores iniciaba cuando los infantes a los 6 meses de edad empezaban a recibir purés de frutas y verduras, pero resultados de investigaciones y revisiones recientes, como ésta en la revista Cell, han mostrado que la transmisión y exposición de sabores inicia aun a etapas más tempranas.

Los infantes reciben y “aprenden” sabores antes de iniciar a recibir alimentos sólidos vía líquido amniótico (que es tragado por los bebés) cuando están en formación en el útero yluego del nacimiento están expuestos a los mismos sabores a través de la leche materna. Tanto el líquido amniótico como la leche materna contiene moléculas derivadas de la dieta de la madre.

Se ha observado que los niños tienen mayor aceptación y deseo por ciertos alimentos cuando han tenido una exposición repetida a estos y por los que tienen un “sabor familiar” que probablemente aprendieron a etapas más tempranas (independientemente del gusto innato que se tiene por ciertos sabores como lo dulce y el sabor umami). Según expertos en el tema, es muy probable que los infantes lleven estas preferencias a etapas posteriores de su vida. Algunos de los sabores que han sido mayormente documentados que se transfieren en las etapas tempranas, son entre las frutas, los melocotones, bananos y peras, algunas verduras, como la zanahoria, espinaca y arvejas; cereales como la papa, y algunas especies como vainilla, menta, anís y ajo.

Si bien, la alimentación de la madre en la etapa temprana juega un papel fundamental en el desarrollo de las preferencias alimentarias, es importante mencionar que la etapa más importante para formar hábitos y preferencias saludables es la etapa de alimentación complementaria (6 meses a los 2 años de edad), donde los infantes tienen la experiencia y reciben el contacto a un sin número de texturas y sabores. Sin embargo, las madres deben de ser motivadas para llevar una dieta saludable y variada durante el embarazo y apoyarlas luego para que se establezca una lactancia exitosa, ya que sin duda esto ayudará a que un futuro los niños tengan una mayor aceptación y consumo de alimentos saludables, sobre todo, frutas y verduras lo que les traerá beneficios a su salud a lo largo de la vida.

Aunque factores biológicos como los antes mencionados tendrán sin duda un peso importante en el desarrollo de las preferencias alimentarias, se debe de considerar que estas serán el resultado de la interacción de factores biológicos, sociales y ambientales(ambiente obesogénico caracterizado por una excesiva exposición a publicidad de alimentos y bebidas altamente procesados y con alta densidad energética) donde se desarrolle el niño. El ambiente familiar será un aspecto clave, ya que la dieta familiar ayudará a establecer preferencias saludables. Por otro lado, un reciente estudio llevado a cabo en Guatemala demostró que elementos visuales como el uso de caricaturas y colores en los paquetes de alimentos determinan las percepciones y preferencias alimentarias en los niños, por lo que también debe dársele prioridad a establecer regulaciones sobre las estrategias de publicidad y mercadeo utilizadas por la industria de alimentos.

Este post fue publicado antes en Latinamericanscience

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s